Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 abril 2009 6 11 /04 /abril /2009 16:34


Condenados tres vecinos de Gràcia por acoso inmobiliario





'''''la famosa pareja de cantantes y los hermanos mercedes y lorenzo milá son los únicos inquilinos que se han resistido hasta ahora a entregar a la administración su preciado sitio de veraneo''''...






Tres de los vecinos resistentes.| Fotos: Christian Maury

URBANISMO Les Corts

Atrincherados entre cascotes

Víctor Mondelo | Barcelona

Cuatro vecinos de la Colonia Castells luchan por ser realojados antes de que sus viviendas sean derribadas.







Tensión por la violencia okupa en la colonia Castells de Barcelona

Lluís Sierra - Los ocupantes ilegales y cuatro familias sin derecho a realojamiento están pendientes de una orden de desahucio






VIDA   Colonia Castells de Les Corts

Los vecinos denuncian la dejadez de la zona y la llegada masiva de okupas

Raquel Quelart - La degradación de la zona se hace patente con el cúmulo de ruinas y viviendas okupadas, pese a que el consistorio dice que el plan de urbanización continúa


Passatge de Cusidó... un adèu 
Passatge de Cusidó... un adèu 
Passatge de Cusidó... un adèu 
“JUAN 92 AÑOS Y TERESA 83 AÑOS. TENÍAN CASA + TERRENO DE 108 M2.AHORA TIENEN: HIPOTECA HASTA LOS 117 AÑOS. TRIBUNAL SUPREMO: HÁGASE JUSTICIA”España, 2004, 30'
Archivos OVNI España, 2004, 30'
Archivos OVNI España, 2004, 30'
Archivos OVNI 







PULSO VECINAL EN CIUTAT VELLA

Un héroe 'antimobbing'

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA
  • Gregorio Sanjuán logra una compensación económica tras resistir 10 años de acoso inmobiliario







Los edificios que tapan la muralla (a la derecha) en Ciutat Vella. Foto: FERRAN NADEU26/5/2010 

Edición Impresa REVÉS PARA UN PROYECTO DE RECUPERACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

El plan para recuperar la muralla romana tropieza en Ciutat Vella      

El ayuntamiento va a juicio para intentar pagar menos por las expropiaciones


 

 

 

 

SOCIEDAD Pide un año de cárcel

Un caso de mobbing inmobiliario llega al juzgado por primera vez en Lleida

Marta Serret | Lleida

La inquilina asegura que sufrió presiones durante un año desde
que una inmobiliaria compró la finca donde vive para rehabilitarla.



El 'mobbing' inmobiliario se paga

F. A.    comentarios

Un juez condena a una compañía a indemnizar con 36.000 euros a tres vecinos por acoso - La empresa permitió los pisos patera y la prostitución en el edificio







Un juez deja sin casa a cinco jubilados que viven en un edificio degradado

 

Un juez deja sin casa a cinco jubilados que viven en un edificio degradado

ANNA FLOTATS

Los dueños no han invertido en el bloque para poder desalojar a los inquilinos

  

 

Sólo hay piqueta para casas pobres

SOFÍA MENÉNDEZ

Una vivienda centenaria de pescadores en Lanzarote, a punto de ser derribada mientras decenas de hoteles de lujo ilegales siguen en pie




 

Nos echan de casa para hacer más pisos

Más de un centenar de familias del barrio de Singerlín de Santa Coloma de Gramenet temen perder su vivienda a causa de un plan urbanístico aprobado en septiembre. Exigen que se paralice la operación después que se haya destapado el caso Pretoria

Díganos qué le causa perplejidad  -  Raquel Quelart / Neus Palou



  
Pequeños pasos para acabar con el MOBBING 


CORRUPCIÓN = Mobbing Inmoviliario



Cataluña tiene 129 barrios con viviendas insalubres

LLUÍS PELLICER   

Cerca de 10.000 catalanes sufren acoso inmobiliario

   

Desnonament al Progrés (Badalona)

Fuente: www.youtube.com

Dues persones de més de setanta anys d'edat, desnonades de les seves vivendes de lloguer per mala fe de la propietat (mòbbing, pressió immobiliària) i connivència amb aquesta de l'Ajuntament de Badalona.  


28 Enero 04 el Periodico



link




El 'mobbing inmobiliario', una práctica que debe ser erradicada
(PUBLICADO EN "EL MUNDO" 7-8-03)

Vecinos del Casc Antic de Barcelona denunciaron ayer públicamente que algunas empresas inmobiliarias están realizando en la zona unas actividades que, además de ser socialmente condenables, podrían constituir una conducta delictiva. Se trata de que esas compañías presionan por todos los métodos imaginables a los inquilinos que quedan en edificios muy antiguos para conseguir que se vayan y así poder rehabilitarlos para alquilarlos o venderlos a precios más elevados. Las víctimas de este auténtico mobbing inmobiliario suelen ser personas de edad muy avanzada y de escasos recursos económicos, lo que dificulta sobremanera su defensa jurídica.Lo que resulta incomprensible es que las autoridades municipales no hayan tomado medida alguna para evitar estas prácticas. Estamos en lo de siempre: el Ayuntamiento invierte dinero y esfuerzos en conseguir una ciudad que sea conocida por su diseño, por su glamour y por su urbanismo. Pero todo esto se consigue, a veces, con métodos inconfesables, como en los casos ahora denunciados.La rehabilitación del casco antiguo de Barcelona tiene aspectos discutibles desde diversos puntos de vista. Pero lo que es indiscutible es que no se puede permitir la proliferación de prácticas auténticamente mafiosas por empresas inmobiliarias que no dudan en pisotear los derechos de los más débiles para conseguir sus objetivos.La dejación de responsabilidades de las autoridades municipales del distrito respecto a este asunto es, en la práctica, una complicidad, aunque sea por omisión, con los autores de estas auténticas tropelías.





Las constructoras presionan a ancianos con alquileres bajos para que dejen sus pisos 



BARCELONA.- Andreu Roig, entrado en la setentena, lleva «toda la vida» viviendo en el número 13 de la calle Rec Comtal, en Ciutat Vella. Su mujer nació en este inmueble hace 77 años. Los padres de ella alquilaron el piso en el año 1907. «Todavía recuerdo cuando pagábamos 25 pesetas», afirma.

Actualmente, abona unas 10.000 pesetas al mes, una quinta parte de su pensión de jubilación. La inmobiliaria que ha adquirido el inmueble lo quiere desahuciar. Para esta compañía, es mucho más rentable vender el piso o reconvertirlo en un hotel o en establecimientos comerciales que permitir que Andreu y su mujer continúen viviendo en la casa en que lo han hecho toda la vida, según el presidente de la Asociación de Vecinos del Casc Antic, Pep Miró. (Ataque con el subsconciente a la victima, con la envidia, pero no dicen que lleban toda la vida, y que con las mesualidades que se han dejado, se podrian haber comprado tres pisos)

El acoso que sufre el matrimonio es incesante: los propietarios no arreglan las averías que se producen, sufren goteras que no reparan o les envían operarios para buscar termitas que realizan agujeros por toda la casa pero se van sin taparlos. El objetivo es que se «aburran» y se vayan, para poder disponer libremente de la vivienda. Es el denominado «mobbing inmobiliario», que el Ayuntamiento de Barcelona sostiene que sólo se produce de forma aislada.

Jaume Ribera es uno de los tres únicos inquilinos que quedan en el número 17 de Portaferrissa. Hace unos años, eran 11, pero los demás tiraron la toalla ante la presión de los nuevos propietarios, que adquirieron el inmueble recientemente. «Cuando mi padre, de 91 años de edad, acudió al despacho de abogados que le indicaron los nuevos propietarios para pagar el alquiler, le dijeron que volviera al día siguiente. Y así, hasta que nos encontramos con una demanda de desahucio por impago del alquiler», explica este vecino.

Las inmobiliarias pueden iniciar este trámite judicial si durante tres meses se deja de pagar el alquiler. En algunos casos, los nuevos propietarios de un edificio mienten a los inquilinos: les dicen que, a partir de entonces, van a pagar cada tres meses y acaban encontrándose con una demanda de desahucio.

En otras ocasiones, como también explica Jaume Ribera, la presión no es tan sutil: «Nos han arrancado los interfonos, los buzones y han cortado los cables de la luz de la escalera». «El Síndic de Greuges tuvo que instar al Ayuntamiento de Barcelona a que exigiera a los propietarios que arreglaran el balcón después de cinco años con dos metros de escombros delante de la puerta», explica este vecino.


Galerías comerciales


El lo tiene mucho peor que otros: su piso está en la calle Portaferrissa, una de las zonas comerciales más caras de Barcelona, junto al paseo de Gràcia y la Portal de l'Angel. «Quieren hacer unas galerías comerciales», explica Ribera sobre las intenciones de los propietarios de su piso.

Paradójicamente, la rehabilitación del distrito de Ciutat Vella, y de los cascos antiguos de muchos municipios catalanes, ha sido contraproducente para aquellos vecinos de edad avanzada que disponen de ingresos mínimos -en gran parte de los casos, pensiones que no superan los 300 euros- y residen en el mismo inmueble desde hace décadas, abonando alquileres muy bajos por tratarse de renta antigua. 

Sus pisos se convierten en el objeto de la codicia de unos pocos. Y ellos, en un estorbo. 

«La gente se pasea por barrios antiguos rehabilitados sin ver el drama humano que hay detrás», asegura Alfred Comín, portavoz de la Asociación de Vecinos del Casc Antic. «Hay vecinos que viven allí desde que las calles eran intransitables y que ahora se encuentran con especuladores profesionales que quieren echarles», añade Comín.

Fernando González reside en el numero 37 de la calle Riereta, en una casa que data de 1802, por lo que está catalogada por el Ayuntamiento de Barcelona. Desde que la vivienda cambió de propietarios, Fernando ha vivido un infierno. «Tuve que ir a juicio para demostrar que vivía en mi casa y, aún ahora, me vigilan constantemente unos detectives», explica. 

Para conseguir la declaración de ruina del edificio, única fórmula para que el Ayuntamiento de Barcelona autorice el derribo de la casa, al estar catalogada, los propietarios «tapian las puertas de los pisos que vacían pero no las ventanas, por donde entra la suciedad y la lluvia», explica este vecino. Además, los arrendadores «dejan abiertos los grifos de las viviendas vacías para causar inundaciones» cuyos efectos, evidentemente, tardan meses en reparar.

Amadeu Padró cobra una pensión por larga enfermedad de apenas 324 euros. Si nadie lo remedia, acabará desahuciado.

Cuando murió su padre, después de haber vivido toda la vida en el número 6 del pasaje Magarola, junto a la plaza Vila de Madrid, «nadie me dijo que tenía que hacer una subrogación», por lo que continuó pagando el alquiler al propietario hasta que, en diciembre de 2002, le notificó que no se lo aceptaba. 

En proceso de desahucio, la Asociación de Vecinos del Casc Antic pide la intervención del Ayuntamiento de Barcelona y del Patronat Municipal de l'Habitatge para evitar que Amadeu Padró acabe siendo un «indigente».

Miró considera que estas actuaciones constituyen, claramente, una «agresión moral», lo que podría denominarse «mobbing inmobiliario».Las constructoras presionan a ancianos con alquileres bajos para que dejen sus pisos 



Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos Valle - en Mobbing Inmoviliario
Comenta este artículo

Comentarios